Noticias sin contexto para obtener rédito (¡y crédito!)

Una colega de profesión le hizo esta semana una entrevista a Pascual Serrano, autor de La prensa ha muerto: ¡Viva la prensa!, en la que él mismo aseguraba que los grandes medios no pueden hacer buen periodismo. Y lo argumentaba explicando que este tipo de medios «necesitan pagarle mucho a sus directivos y grandes inversiones para pagar su aparato administrativo» y tan cierto es como la vida misma. El beneficio empresarial prima y todo lo que no tenga como objetivo favorecer a la empresa no se contempla. Y favorecer económica pero también políticamente, que al fin y al cabo también acaba siendo un beneficio económico, aunque indirecto.

La cuestión es que cuando Serrano menciona este tema, muchos (¿periodistas?) se echan las manos a la cabeza —como también lo hicieron con la explicación de Pablo Iglesias de por qué es positivo regular los medios de comunicación, pero con la explicación extendida, no con la versión ABC—. Los primeros a los que les saltan las alarmas son aquellos que creen que nunca se han visto manipulados por sus directivos y sus anunciantes; los que creen que son objetivos cuando deciden qué noticia se pone en el bloque principal de la portada o cuando escogen cómo se tuitea el reportaje del día.

Los autollamados periodistas objetivos se desvirtúan a sí mismos. Y los que por un titular ma-tan nos desvirtúan a los demás. El titular es, quizás, lo más importante de una noticia a día de hoy. Vivimos en un mundo rápido, en el que la gente no tiene tiempo de leer grandes textos, ni tampoco ganas. Necesitamos entrar por la vista. Así que escogemos un titular llamativo para que el lector prefiera quedarse con nosotros. Pero cuando escogemos las palabras que incluimos en el titular, el orden en que las colocamos y la dirección del sujeto y del objeto, abandonamos toda objetividad.

Las noticias en torno a la última encuesta del CIS son el mejor ejemplo que puedo sacar. Entre decir El CIS coloca a Podemos como tercera fuerza política y decir El partido Podemos se sitúa como tercera fuerza política hay un gran trecho. Entre decir Pablo Iglesias quiere acabar con los colegios religiosos y escribir Las medidas en Educación de Podemos acabarían con las subvenciones a los concertados hay todo un mundo. Decidir titular Errejón cobra un sueldo público de 1.825€ por un trabajo al que apenas se dedica un texto que habla sobre cómo Íñigo Errejón ha notificado que renunciará a la beca que una universidad pública le otorga por hacer un trabajo que hasta ahora ha hecho a duras penas y que sabe que no podrá continuar, es decir abiertamente Mi medio y yo tenemos miedo. Y a falta de escándalos importantes, siempre nos quedará titular.

Y a todos los que descontextualizan los titulares siempre les quedará lanzar la pregunta del millón: ¿Acaso es mentira? No, señores, no es mentira. Es sucio. Es lo que muchos creéis que no sufrís, ni padecéis, ni por supuesto realizáis: es pura manipulación. Pero al final… ¿no es el periodismo que nos queda en este país pura manipulación? Al menos el de los grandes medios…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s