¿Y si Pedro no busca ser moderado?

Llevamos tantos años barriendo debajo de la alfombra en España que la mayor parte de las diferencias que tenemos los españoles son más bien difíciles de eliminar de un plumazo. Después de menos de 40 años de democracia, que llegaron después de algo menos de 40 años de dictadura, España sigue estando dividida en las dos Españas de los años treinta, y nunca nadie se ha propuesto crear un profundo debate para poder avanzar como un país unido. Ayer, Pedro Sánchez dio un discurso a lo Obama en la ceremonia en la que se presentó formalmente como candidato a la presidencia para las elecciones de finales de año, y lo hizo no ante una bandera del PSOE, su propio partido, sino que lo hizo ante una bandera de España, que es su país.

Esto generó un debate en toda la sociedad sobre las razones por las que Sánchez habría apelado a la bandera. ¿Por qué la bandera? Yo, que soy negativa y pesimista por naturaleza, no creo que con esa estratégica decisión quiera intentar dar un pasito más hacia la normalización de la bandera de un país que cuenta con una gran —aunque no mayoritaria— parte de la población que no se siente identificada con el trapo rojigualda. Tampoco creo que su único objetivo sea hacer una llamada al votante moderado.

¿Y si se ha dado por vencido? El problema de la bandera no se soluciona en un discurso de un líder de un partido que en los últimos comicios se ha llevado buenos batacazos electorales. Pero quizás ya haya dado por perdidos a los votantes de Podemos, que me atrevería a decir que son los más reticentes al uso de la bandera, y ahora busque tirar por otro lado. Ya ha querido dejar claro que el PSOE sí es de izquierdas, y aun así en las elecciones municipales del 24 de mayo no tuvieron ningún resultado. Quizás la bandera busque atraer a ese votante de centro-derecha que habría elegido a Ciudadanos —¡a pesar de tener un líder catalán!—, e incluso al votante de centro-derecha-derecha que, pese a que lleva toda la vida votando al PP este año no quiere porque ha visto que los dirigentes populares han mentido más de lo que sus militantes y simpatizantes hubieran querido.

Quizás no quiera decir que él es moderado, y que quiere que le voten los moderados españoles. Quizás es que ya ha comenzado el cambio y la distinción no está, como PSOE y PP creen en los moderados y los radicales. Quizás Pedro Sánchez ya sólo esté apelando al votante tradicional, y la brecha ya se haya creado entre los que quieren quedarse y los que quieren avanzar, entre los tradicionales y los progresistas. Quizás, con su bandera, Pedro Sánchez haya abandonado el progresismo que hasta ahora decía defender y haya dado un golpe sobre la mesa para decir: «¡Los que estábamos aquí somos mejores que los que acaban de llegar! ¡Vótennos!».

O puede que yo sea todo pesimismo y negatividad y que Pedro Sánchez simplemente quiera ayudar a solucionar el problema de la bandera en España, ¡quién sabe!

Anuncios

Una respuesta a “¿Y si Pedro no busca ser moderado?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s